El desalojo de la Sagrada Familia termina en una falsa alarma