Los reyes reciben a más de 1.500 personas en el Palacio Real