El rey cierra su vista a Kuwait