Los hospitales madrileños, en pie de guerra contra los recortes