En España no hay legislación concreta contra la prostitución