Las detenciones de Sánchez y Cuixart complica aún más la situación en Cataluña