La prensa extranjera se hace eco de los ataques al turismo