Los populares se van de vacaciones con la sensación del deber cumplido