Cuando los gobiernos pueden obligar a las farmaceúticas a salvar vidas