La última ronda de consultas no parece evitar el presagio de nuevas elecciones