El PSOE se niega a tirar la toalla tras el fracaso de la reunión a tres