Las tres operaciones del Rey en 2013 costaron al erario público 165.000 euros