El nuevo vicepresidente catalán pide señales a Sánchez