El héroe de Cambrils, el Mosso que evitó una masacre