3.000 menores han alcanzando las costas españolas de manera ilegal