Médicos y pacientes están llamados a una nueva 'marea blanca' en defensa de la sanidad pública madrileña