La ley catalana de referéndum pretende prevalecer sobre cualquier otra norma