Los catalanes pagarán más por las bebidas azucaradas