Poco más de 24 horas para que comience en el Parlament una investidura rodeada de incógnitas