La guerra más sucia de la campaña electoral en Cataluña