Las fotos de Rato llegan al Congreso