La Fiscalía carga con dureza contra los acusados del procés