La estatua de Franco, por los suelos