La ruptura entre el Gobierno con los independentistas no frenará la manifestación convocada en la Plaza de Colón