El rey intenta convencer a los empresarios japoneses de las ventajas de invertir en España