Uno de cada cuatro decidió el voto del 20-D en campaña y la mayoría no lo cambiaría