Rosa Díez se niega a dar "la batalla por perdida"