La disolución de ETA no cambiará la situación de sus presos