Rull, en su despacho para continuar con "la tarea encomendada por el pueblo de Cataluña"