Una enmienda de la CUP reaviva el desafío independentista