PSOE: El puño y la rosa