Los 104 contratos de Baltar costaron 700.000 euros a la Diputación de Ourense