El suegro de Granados: “¡En la habitación entró mucha gente!”