Galicia y País Vasco cierran la campaña bajo el fantasma de unas terceras elecciones