Los colegios ocupados mantienen las actividades para que no los puedan cerrar