Las ciudades españolas aumentan su seguridad tras los atentados de Cataluña