La catedral de Santiago se vuelve a llenar de luz y color