Acordar o romper, esa es la cuestión catalana