Torres y Urdangarin, una amistad para delinquir