Nóos, el “martirio” de la Monarquía