La confesión de uno de los acusados calienta el inicio del juicio por el caso Palau