Puigdemont cede el testigo a Jordi Sànchez, pero anuncia un gobierno paralelo en Waterloo