Acaba el plazo y la candidatura única de los independentistas parece cada vez más difícil