Barcelona compite por albergar la sede de la Agencia Europea del Medicamento