La banca, nueva pieza en el puzzle de los ERES