La antigua Convergencia molesta por el "barrido" de la CUP