El alcalde de Valladolid cree que "será difícil" sustituirle por la "impronta" que ha dejado