Miquel, un jubilado que no se pierde entre tanta corrupción