Las víctimas del terrorismo etarra, divididas tras el comunicado