Víctimas sin asesino, armas sin dueño